Una constante de mal gusto es el uso de grama artificial en nuestras plazas y parques: si los administradores la cosa pública son incapaces de sembrar y ver crecer un poco de grama en un parque ¿cómo podemos confiar en que harán lo mejor con nuestros impuestos para conseguir solucionar los problemas de nuestras ciudades? En Maracaibo el Chavismo está construyendo un parque no necesitamos, en vez de solucionar el problema de acueductos que Hidrolago no logra solucionar. Esta es la política de la “curita” para parar las hemorragias, es la mediocridad que debemos cambiar. Los ciudadanos deben elegir políticos que ofrezcan  soluciones duraderas, proyectos políticos de largo aliento, y no volver a cometer el error de escoger a aquellos que usan el dinero público para beneficiar sus contratitas con obras inútiles.

Categories:

Tags:

Aún no hay respuestas

Deja un comentario